Astro Boy, el robot

Astro Boy, el robot

«En el Japón, país de los cómics tipo mangas, un pequeño robot llamado Astro Boy, convertido en héroe nacional desde los años 50, nos hace olvidar la maldición de la energía nuclear del archipiélago japonés. Un tema de actualidad en torno a la ecología antinuclear y a los nuevos poderes que miran de reojo a esta arma fatal. Un toque de fantasía entre un tema serio y la magia del cómic.»

Japón se ha convertido en el país de la literatura mangas. La historia de estas historietas en forma de cómic es muy antigua. La popularización del término “mangas” en Occidente se debe a la reverberación de las obras de Hokusai y sus cuadernos de dibujos que llevan este nombre. El celebre artista, famoso por sus grabados y estampas como la magnífica Ola de Kanagawa, es un artista de principios del siglo XIX. Su obra es una de las más importantes de lo que se ha llamado “el japonismo” o la influencia del arte nipón en Occidente. Cuando Astro Boy nació en 1952, su nombre era Tetsuwan Atomu y era un robot con aires de Pinocho. Imaginado por Osamu Tezuka, Astro Boy es criado por los humanos y lógicamente no envejece nunca. Se mueve como un cohete con reactores en las piernas y un rayo láser en el dedo. Los diferentes episodios cuentan la vida de Astro Boy, criado como un niño y rechazado por su padre por no ser “humano”.

La fama de Astro Boy sigue siendo significativa en Japón ya que cuenta con la presencia de las efigies del personaje y la importancia que le dio una serie de animación (de casi 200 episodios) contando sus aventuras.
Más recientemente, una película de animación ha vuelto a ponerle “en órbita” en 2009.

Toda la ambigüedad de Japón esta ahí, entre un rechazo legítimo hacia todo lo que es nuclear y violento, tras Hiroshima y Nagasaki y la magia de un superhéroe. Para el especialista del Japón, Jean-Marie Bouissou: “Astro Boy, que fue a la escuela con niños de su edad y defendía lo bueno, la democracia y la igualdad entre las razas en los cuatro rincones del mundo, tenía un corazón atómico”. Convertido en héroe en Japón, Astro Boy fue el origen de la vocación de cantidad de científicos del archipiélago tanto es así, que este país se embarcó en la carrera de la energía nuclear con un primer reactor en 1963. Más tarde, con 55 reactores hasta el desastre de Fukushima.
Astro Boy sigue siendo muy popular, una plancha original del cómic de este robot acaba de venderse por 323.000 euros.
La cultura pop, un superhéroe más allá del cómic propiamente dicho y el lado positivo de la energía nuclear, todo ello reunido en un pequeño robot malicioso y en pantalón corto.

El contenido visual que se muestra en nuestra web pertenece a los autores a los que hacemos referencia. Nos basamos en la legalidad y la ley Fair Use (uso justo) de sus obras.
Si por alguna razón algún artista de referencia desea que suprimamos alguno de estos recursos visuales no dude en contactarnos y automáticamente eliminaremos dichas fotografías de nuestro blog.
Maximiliano de Cabrera tiene como misión difundir la cultura y siempre seguirá las pautas artísticas expresas de los creadores reflejados en su blog.
Puede contactar con pierre-maurice@maximilianodecabrera.com si es autor de referencia y requiere que suprimamos o rectifiquemos el contenido de nuestros posts.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.